Todo por la familia.

UNA CONVERSACIÓN CON WADE HORN

¿Qué está pasando con la familia?

El mito del Padre superfluo: Un engaño.
Este mito le ha hecho un gran daño a la familia y a la sociedad, porque es falso.


El mito del padre superfluo, consiste en afirmar que el padre no es verdaderamente necesario en la familia. Este mito, fuertemente arraigado en el discurso social de los últimos veinte años, sostiene que el padre no tiene una función específica en la vida de los hijos y que la ausencia del padre no tiene consecuencias serias. Este mito le ha hecho un gran daño a la familia y a la sociedad, porque es falso. Es un engaño. La verdad es que el padre tiene una función específica y un rol único e irremplazable en la vida de sus hijos. Lo que sabemos hoy es que la ausencia del padre eleva sustancialmente el riesgo de problemas emocionales y de conducta en el niño, y la evidencia es abrumadora en ese sentido. El niño que crece sin su padre tiene un riesgo mayor de tener problemas de auto regulación, problemas de aprendizaje, problemas de conducta que pueden derivar en actos delictivos y-o abuso de drogas. El porcentaje de jóvenes que han crecido sin padre es el mejor predictor estadístico de la tasa de crimen violento de una comunidad, mucho más que cualquier otra variable. Estamos hablando de factores de riesgo. El riesgo que un adolescente se convierta en delincuente juvenil se duplica si ha crecido sin su padre y se triplica si además vive en una comunidad que tiene una alta concentración de familias sin padre.
Hay hoy un cambio en las percepciones y opiniones de la gente. Hay una toma de conciencia respecto al tema del padre. Lo que está ocurriendo es que se reconstruye gradualmente la idea del padre en la cultura. Nuestra tarea es concientizar y reeducar para así hacer un trabajo efectivo de prevención.
Quizás lo más impactante sea la relación entre ausencia de padre y la delincuencia ,o las adicciones, pero también como investigo Margo Maine entre la ausencia de padre y los desordenes alimenticios, bulimia y anorexia.. Otros investigaron la relación entre ausencia de padre y el desempeño escolar, y en particular los trastornos de la atención. Los niños con padre ausente son más proclives a tener problemas de atención, dificultades en lo que hace a la planificación, y a la organización en general. No creo que sea casualidad o coincidencia que al aumentar la cantidad de familias con padre ausente, haya aumentado la incidencia de hiperactividad y trastornos de atención. El tema crítico aquí es la estructura de la familia y hacer un buen trabajo de prevención en ese sentido.
Lo que recomendaría como terapeuta es que el padre se involucre mucho más.
Se le pregunta a W.H.: Usted menciono la necesidad de reconstruir o reinstaurar la imagen o idea del padre en la cultura, y de los procesos que apuntan a reforzar o sustentar la paternidad. La metáfora religiosa del monoteísmo, tiene que ver con conectarse con un padre que ama, que da protección y también que guía, en cuanto pautas de conducta. ¿Cree que la religión contribuye a reforzar la idea de la paternidad?
W: H: Eso es muy interesante. En Junio estuve en Roma participando en una conferencia que se llevo a cabo en el Vaticano en la que se hablaba de la paternidad de Dios y la paternidad en la familia. La conferencia era patrocinada por el Consejo Pontificio de la familia y allí se analizaba justamente esa idea.
¿Por qué a Dios lo llamamos” Padre”? ¿Por qué es importante que lo denominemos así? ¿Qué nos dice esto acerca de la necesidad que tiene el ser humano en lo que hace a la presencia de una figura paterna?
La imagen de Dios como” Padre “le trasmite al hombre un mensaje muy potente que promueve y refuerza la conexión con sus hijos, tanto en lo que hace a los afectos como también a la responsabilidad. Ahora bien, lo que sabemos es que la relación que el niño tiene con su propio padre marca, determina, el tipo de imagen que el niño tiene de Dios. Si tiene un padre que lo maltrata o lo abandona, su imagen de Dios difiere mucho de la que tendría si su padre lo amara y tuviera un vínculo cálido y próximo con su hijo. Esto es sumamente interesante. El tipo de relación que el niño tiene de con su padre y con el padre celestial están ligadas y se retroalimentan. Por ejemplo una de las razones por las que la religión puede ser tan importante para el niño que no tiene padre, es que ese niño puede haber perdido la idea, la noción de lo que es un padre, de lo que significa tener un padre, y que la religión le ofrece la posibilidad de reconstruir, en un sentido psicológico y espiritual, esa idea. Pienso también que eso es muy positivo y sanador para un hombre que ha tenido una relación muy difícil con su padre y por eso le cuesta ser un buen padre.
Esto lo podemos ver en los Estados Unidos en el movimiento de los “ Promise Keepers”. Cuando observamos a los hombres que asisten a esas reuniones, vemos que han tenido una relación muy difícil, traumática con sus padres. Estos hombres no se conectan con sus hijos, no son buenos maridos, etc., pero al entablar una relación personal con Dios Padre, pueden reconstruir esa idea, reconstruir una imagen interna de lo que es un buen padre, de lo que hace un buen padre. No hay duda, para responder a su pregunta, que la religión es una forma efectiva de sustentar y promover la paternidad responsable. No hay duda que la religión transmite un mensaje muy fuerte a la cultura acerca del padre y del rol que éste desempeña..Quisiera agregar que en las Sagradas Escrituras hay muchas enseñanzas respecto de lo que es un buen padre, lo que hace, lo que se espera de él. El mensaje es que un hombre, como padre, debe ser para su hijo, o hija, lo que Dios Padre es para sus hijos.
En este sentido se puede decir que la religión es formadora de capital social.
Mi mentor y maestro James Egan ,nos dice de las consecuencias de la ausencia del padre: “ me gustaría poder decirles otra cosa; me gustaría poder decirles que el padre no es tan importante; me gustaría estar aquí frente a ustedes y decirles que es posible tener una sociedad en la que los niños se críen sin padre, y no tengan problemas. Pero no puedo porque hay evidencia incuestionable de que no es así, de que tiene consecuencias serias para el niño y para la sociedad toda. Desearía poder hacerlo pero no puedo”.


Wade Horn es miembro del National Cimmission on Children y preside una ONG que tiene por objetivo promover una paternidad responsable, la National Fatherhood Initiative. Es referente a nivel nacional ,en EEUU en temas de familia.


CONTÁCTENOS
José Enrique Rodó 2115
C.P. 11.200 Montevideo
Uruguay


Tel.: 2400 0681 - 2409 9790
E-mail: cief@adinet.com.uy