Todo por la familia.

"PARA MI ABUELA"

Tú eres el sol, abuela, el sol de mi vida.
Soy una flor, una flor que se abre en busca del sol. Tú eres el sol, abuela, el sol de mi vida.
Las Abuelas son las voces del pasado y los ejemplos del presente. Ellas abren las puertas al futuro
Una abuela es el mejor regalo con que podemos recibir a nuestros hijos
Los nietos son la renovación de la vida, un poco de nosotros entrando en el futuro. Cuando nace un niño también nace una abuela
En el hogar que mi abuela creó, Veo el principio de la vida que heredé
Muchas veces he pensado que inhumano sería este mundo sin los ancianos, y que melancólico sería sin los niños.
Tenía un millón de preguntas aún sin responder. Me quedaba mucho por hacer, mucho que aprender…. ¿Qué prisa podía tener en ser abuela ? Ninguna. Hasta que nació: todo lo demás pasó a segundo plano.
A veces el amor perfecto sólo llega cuando nacen los nietos.
Está comprobado científicamente que la relación entre una abuela y su nieto es enriquecedora al máximo para ambos extremos
Haz que tus manos recorran las arenas del tiempo. Cada gránulo tiene su historia, un propósito, una conexión con el mar de la vida. Observa lo sagrado de todas las cosas y venera el vínculo que las une.
No envejecemos con los años, renacemos cada día: a medida que iban llegando mis nietos, el aire de la casa se volvía más vibrante y cálido: Tratando de dar una respuesta buena y reconfortante a las preguntas de los más pequeños, a menudo llegamos a una buena y reconfortante conclusión para nosotros.
El verdadero milagro de la vida ocurre cuando nacen los hijos de tus hijos. Tus hijos son tú mejor inversión. Tus nietos, los dividendos. Disfrútalos has corrido riesgos para llegar hasta aquí y te lo mereces.
Mi sabia abuela siempre me decía que el día estaba perdido si no habías reído a carcajadas por lo menos una vez
Todos creían que sus nietos eran los mejores. Claro eso fue antes de que nacieran los míos.
Cuando son abuelas, nuestras madres llegan al pináculo de su gracia. Cuando la madre tiene al hijo de su hijo en brazos, el ser humano es testigo del ciclo vital, de la armonía mística en los caminos de la vida.
Dios mio… te pido que mis hijas lleguen a verme como yo a mi madre.
Las abuelas no malcrían. Las abuelas no educan. Las abuelas adoran.
Porque la sangre que heredamos no es nada más la que traemos al llegar al mundo. La Sangre que heredamos está hecha de las cosas que comimos de niños, de las palabras que nos cantaron en la cuna y de los brazos que nos cuidaron. http://www.slideshare/CMP/para-las-abuelitascmp

CONTÁCTENOS
José Enrique Rodó 2115
C.P. 11.200 Montevideo
Uruguay


Tel.: 2400 0681 - 2409 9790
E-mail: cief@adinet.com.uy