Todo por la familia.

OTRAS FORMAS DE VIOLENCIA DOMESTICA


Exodo 32, 7-14:
“Acuérdate de Abraham, de Isaac y de Jacob, tus servidores, a quienes
juraste por ti mismo diciendo: "Yo multiplicaré su descendencia como las
estrellas del cielo, y les daré toda esta tierra de la que hablé, para que
la tengan siempre como herencia".
En ocasiones en el trabajo cotidiano con las diferentes formas y matices que suele mostrarnos la violencia domestica, nos encontramos, los y las trabajadoras que nos acercamos a la temática, con situaciones que se tiñan con esos colores, pero que no siempre tiene una drástica y correcta solución judicial.-
Es así que en nuestra Institución CIEF, hemos asistido a conflictivas como la que se expone, que no son mas que diversidades de la conflictiva humana y familiar, que, por cierto, la metodología, quizás mas sana y efectiva, sigue siendo, la de negociación entre las personas; aun cuando esa negociación, deba ser a través de la intervención de mediadores. Mediadores que deben estar preparados para ese ámbito tan delicado como lo es el familiar, la pequeña comunidad.-
Nuestro relato se centra en la conflictiva existente entre una madre, adulta mayor de 86 años, y su hija, la menor de cinco mujeres, de 42 años, que compartiendo una vivienda, en convivencia y en propiedad, mantenían un conflicto por sus partes, queriendo ambas, soluciones diferentes.-
Mientras la madre, que había vivido los últimos 40 años en esa propiedad, se aferra a ella, y había arrastrado a su hija a regresar a convivir allí, con su cónyuge y su hijo de 10 años; la hija, forzada a separarse materialmente del cónyuge, por falta de ámbito de privacidad, entendía que debían vender y repartir el valor obtenido, para adquirir 2 propiedades contiguas, que les permitieran vivir en proximidad, pero en ámbitos separados e independientes.-
La Institución intentó la generación de un espacio de diálogo entre ambas, sin éxito; pero con consecuencias. Inmediatamente surgió, de la intervención de otras hijas, y de algunas “amigas” de la madre, interesadas en el asunto, pero sin el menor ánimo de colaboración con ambas, la contratación de un Letrado, que a fin de precipitar un conflicto mayor, presentó el caso ante el Juzgado competente, de amenazas y violencia doméstica del nieto de 10 años, contra su abuela. La primera Audiencia Preliminar, prevista por el proceso de la ley 15.714, se desarrolló con la narración de los hechos, por cada parte, sin la presencia del niño, ni siquiera se pidió que se lo entrevistara. Tal actitud, evidenció, para la Jueza actuante, que la situación planteada, no era tan evidente, sino que obedecía a otros propósitos, por lo cual ordenó la intervención del Informe de la Asistente Social y una nueva audiencia evaluatoria. Luego de algunos meses, se convocó para una nueva audiencia para mediados de diciembre de ese año, con la incorporación del Informe ordenado, que concluía que la temática de violencia doméstica, de haber existido, ya había perdido vigencia y la situación se había mantenido igual. En la Audiencia declararon madre e hija, y las dos fueron unánimes en manifestar que la situación se había desarrollado sin conflictividad, que casi no se hablaban, pero no discutían. Inmediatamente, el letrado patrocinante de la madre, insistió en que el clima estaba enrarecido y que no se podía asegurar que la situación siguiera igual. A continuación la representante del Ministerio Público, pidió que se excluyera a la hija de la casa, en mérito a las pruebas presentadas, a lo cual el Juez, ( había cambiado el titular del Juzgado), decretó la exclusión para el día siguiente.-
Dada la situación de emergencia total, se arbitraron medios del proceso, para evitar el cumplimiento inmediato de esa resolución judicial, que para esta evaluación, no vienen al caso. Lo importante es que se suspendió la exclusión.-
Cual es el nudo de este relato?, El tema de fondo se centra en la resolución de los conflictos familiares, que, como lo hizo la primera Jueza actuante, se llevaron a un Informe Social, a la espera de que el tiempo y la propia convivencia entre madre e hija, hicieran el resto, luego de que se apaciguaran los ánimos, y no buscar prender fuego la pradera, a fin de liquidar la temática de un solo tajo, como si fuera un nudo gordiano.
La situación de conflicto entre la madre y la hija, venía de antaño, siempre encontramos madres, que con desviaciones culturales, eligen hijas, para ser su compañía de la ancianidad, como en la novela y posterior película, “Como agua para chocolate”, pero la solución no debe ser tan drástica, sino que debemos confiar, en la Divina Providencia, en la capacidad humana de dirimir los conflictos y avanzar. Nunca cortarán la relación madre e hija, y menos por la pelea por una casa.-
Cual era la solución para este conflicto? Era la solución que el tiempo, como avizoró la primera Jueza, habría de traer, que madre e hija lograran componer, en la convivencia, una nueva forma de diálogo, en el cual, la madre, por su edad y condición, mantendrá su postura de querer absorber a su hija, pese al nieto y al cónyuge, pero la hija, ahora, con el aprendizaje vivido, debe saber llevar ella el hilo conductor de su vida, acompañando a su madre, pero sin abandonar a su familia, la que ella misma eligió.- Pero esta solución es mas fruto de la mediación y negociación entre los familiares y consejeros, que de drásticos cortes judicialistas, que no siempre tienen en cuenta que, es mas lo que destruyen que lo salvado. Cual es el bien jurídico tutelado? Para nosotros debe ser la familia en su contexto general.-
Estos casos judiciales, como tantos otros, siempre iluminan la tarea cotidiana de los trabajadores insertos en la temática familiar, y nos proporcionan un marco de análisis a fin de contrastar nuestros objetivos con la realidad cotidiana.- Y sin olvidar el texto bíblico del comienzo: “ …y les daré toda esta tierra de la que hablé, para que
la tengan siempre como herencia". Todos tenemos un lugar en la tierra.-

Marzo/2009 – Dra. Mª Stella González

CONTÁCTENOS
José Enrique Rodó 2115
C.P. 11.200 Montevideo
Uruguay


Tel.: 2400 0681 - 2409 9790
E-mail: cief@adinet.com.uy