Todo por la familia.

El ABC de la reconstrucción del mundo

Dr. Paul Campbell*

“Hallé este artículo en mi trabajo como investigador de la fundación Omar Ibargoyen Paiva, que sostie-ne el Movimiento Latinoamericano ‘Gente que Avanza’ –antes conocido como ‘Viva la Gente’– (ver «Boletín del Cief» nº 43, abril 2008, pp. 20-21). Aunque fue escrito en 1955, su mensaje esencial es váli-do para cualquier época, también para la nuestra. ‘Antes que el cambio de las estructuras sociales, es necesario el cambio de las estructuras mentales del ser humano’, afirmaba Omar Ibargoyen Paiva. El ‘cambio’ es justamente la principal herramienta para la reconstrucción del mundo en el siglo XXI”. (Pedro Gaudiano)



En la actualidad hay muchos problemas que necesitan solución: cuestiones de paz y guerra, de capitalis-mo y comunismo, problemas de alimentos y población. Pero la cuestión más seria que cada uno de noso-tros debe afrontar es: ¿Cómo puedo yo empezar a participar en la reconstrucción del mundo?
Solamente los muy ciegos y los muy egoístas están conformes con dejar al mundo así como está. Muchos creen que ellos tienen la solución, pero siempre quieren que sea otro el que empiece. Muchos son los que luchan por la curación, pero se han equivocado en el diagnóstico. La manera en que veo los errores de otros hombres y naciones, al mismo tiempo que cierro mis ojos a mis propias faltas, no se debe al comu-nismo o al capitalismo, ni a mi raza o clase. Se debe al orgullo, ambición y pretensión de superioridad. Se debe a mi manera de ser. […]
Si el mundo está como está, es debido a la manera en que yo vivo y viven millones de personas como yo. La mayoría de nosotros sabe dónde se necesita el cambio. Vemos con toda claridad el cambio que necesi-tan otros individuos y pueblos. Pero el secreto para reconstruir al mundo está en empezar con nosotros mismos y en nuestra propia patria. Según soy yo, así es mi país.


Cómo cambiar
Para cambiar hay que comenzar por corregir los errores. El asunto es ¿cómo se empieza? Tome papel y lápiz y escriba las cosas en que necesita cambiar. Empiece con honradez absoluta. ¿Qué hay con respecto al dinero? Me viene a la memoria cierto amigo mío que siempre se quejaba de la falta de honradez en el gobierno mientras él mismo estaba evadiendo el pago de derechos aduaneros. Su cambio consistió en pagar todo lo que debía. Hoy día en vez de criticar a los políticos, él les relata cómo llegó a ser honrado.
¿Y qué pasa con aquella persona con quien nos sentimos más distanciados? ¿Todo es por su culpa? Yo puedo estar equivocado el 10%, pero es más fácil para mí corregir ese 10%, que para esa otra persona enmendar su 90%. Entonces, ¿por qué no empezar por lo más fácil? Un pedido de perdón sincero produce siempre su efecto entre los hombres, en cualquier situación en la que se encuentren: en una industria, en un gabinete de gobierno o en una conferencia internacional.
Prosiga ahora con la pureza. ¿Vivo por y para mí mismo, o por lo que puedo hacer por los demás? ¿Estoy gobernado por lo que yo deseo o por lo que es justo? ¿Exploto a otros para mi propia satisfacción o estoy limpio en ese aspecto? Absoluta pureza incluye también los pensamientos. Es una prueba muy dura, pero podemos ser diferentes, y es necesario. No podemos construir una nueva sociedad sobre hogares des-hechos.
Piense en el desinterés. La mayoría de nuestros planes políticos, económicos y sociales han sido elabora-dos para satisfacer nuestro egoísmo. ¿Qué ocurriría si pensáramos más en los otros que en nosotros mis-mos? ¿Qué pasaría si cada uno de nosotros decidiera simplemente no volver a preocuparse por sí mismo? El egoísmo es una fuerza destructiva de la sociedad. Nos ata y nos ciega; nos endurece y ensordece; tam-bién nos divide y se multiplica.
¿Y qué del amor absoluto? Amar de verdad a alguien es vivir para hacer que esa persona alcance su ple-nitud de ser en el mundo. Significa comportarme de la manera como me gustaría que se comportaran otros individuos y naciones. Para conseguirlo debo encontrar una solución a la ambición y la envidia que hay en mi propia vida. Es necesario un milagro. El milagro empieza cuando comenzamos a escuchar dos veces más de lo que actualmente hablamos. Para los humanos, esta es la forma normal de vivir; después de todo, para esto nos han sido dadas dos orejas y una boca.


Tómese tiempo para escuchar
Para empezar a escuchar bastan diez minutos. Escriba todos los pensamientos que le vengan a la mente. Compare esos pensamientos con los cuatro principios: absoluta honradez, absoluta pureza, absoluto desinterés y absoluto amor. Obedezca los pensamientos que obtenga. Siempre será algo que Ud. pueda hacer y siempre será algo que tiene que ser hecho. Comience cada día con esta disciplina.
La primera vez que escuché, tuve ideas acerca de la devolución de cosas que yo había pedido prestado y me las había quedado. Pensé en pedir perdón a un hombre a quien yo había criticado mucho porque esta-ba ambicionando su puesto. Fui orientado en el sentido de ser honesto con mi familia.


Una fuerza efectiva
La experiencia general sobre esto es que tan pronto como empezamos a corregir lo que podemos, un nue-vo poder es liberado dentro de nosotros y éste nulifica el orgullo, la ambición y el rencor que nos guían la mayor parte del tiempo. La fórmula es sencilla: escuche honradamente. Apúntelo. Realícelo. Los resulta-dos son innegables. Para cualquiera, y en cualquier lugar, ya sea con fe o sin ella, esto funciona positiva-mente. Ya ha sido probado, comprobado y verificado. No hemos sabido que haya fallado nunca. Usted puede tratar de argumentar (yo lo hice), Usted puede tratar de reírse (yo lo hice). Yo me reí, pero no pre-cisamente porque aquello fuese cómico, sino porque iba a tener que corregir una situación difícil. Mi cortina de humo fue la risa. Pero cuando Ud. lo haga, penetrará en una nueva vida. Ud. podrá vivir y crear unidad. Reconstruirá hombres y sus relaciones entre ellos. Ud. llegará a ser una fuerza efectiva para la reconstrucción del mundo.


Conferencia sobre el “cambio”


El Prof. Pedro Gaudiano es colaborador de la revista virtual gratuita «Fe y Razón» (disponible en www.revistafeyrazon.blogspot.com), que este año 2009 cumplió sus primeros diez años de vida. El ani-versario se conmemoró el 4 de noviembre con un acto académico en la Facultad de Teología del Uruguay. Entre los disertantes estuvo el Prof. Gaudiano, cuya ponencia se tituló: “El cambio: origen y principal herramienta del Movimiento Latinoamericano Viva la Gente / Gente que Avanza”.




* Este artículo fue publicado en la revista mensual «Color» [Philadelphia, EE.UU.], enero de 1955, pp. 17-19. Dicha revista se editaba en inglés, francés y español. Nos hemos permitido realizar algunas leves correcciones en la versión en español.

CONTÁCTENOS
José Enrique Rodó 2115
C.P. 11.200 Montevideo
Uruguay


Tel.: 2400 0681 - 2409 9790
E-mail: cief@adinet.com.uy