Todo por la familia.

Artículos

Familia uruguaya: cualquiera sea tu preocupación, acá estamos para ayudarte !!!


Queremos contarles que somos una organización no gubernamental sin fines de lucro, que hace mas de cuarenta años trabaja en pos de las familias uruguayas en conflicto, ayudándolas desde el consultorio, en la escucha y apoyo tanto psicológico como jurídico. Son muchas las familias y las parejas con diferentes problemáticas que pasan por nuestra institución, y muchos los niños y jóvenes que reciben atención de especialistas.

Consideramos que la sociedad en la que vivimos los uruguayos, necesita palabras de orientación para rescatar los valores de la familia, por eso
37 Orientadoras Familiares trabajan en forma anónima y desinteresada, atendiendo a la familia en su conjunto, las cuales son apoyadas por un equipo de 28 Psicólogos/as, 2 Abogados, 1 Escribana, Docentes y Asistentes Sociales Familiares.

La Orientación Familiar es un servicio voluntario, con énfasis en lo vocacional y gratuito.
No hay situación humana que nos sea ajena. La demanda de orientación familiar crece cada día… afortunadamente también aumentan las voluntarias para llevar esta acción adelante. Es así que “Trabajando juntos por la Familia”,formamos gente con espíritu solidario, desde los diferentes departamentos que componen al CIEF, a través de los Cursos de Formación y Crecimiento Personal.



Creemos que la Familia en el futuro seguirá necesitando ayuda,
ya que las problemáticas que la aquejan,
responden en su mayoría a los procesos propios de la globalización.

¡Es un gran desafío para el CIEF acompañar a las familias en este mundo de constantes cambios, así como buscar respuestas para las nuevas realidades familiares!
Año a año, nuestra Institución abre sus puertas para todos aquellos que con
“Espíritu Solidario”, quieran acercarse.

[+] Seguir Leyendo

¿Conviene educar al niño en alguna religión?



He aquí una frase que oí el otro día a una persona muy agradable e inteligente, y que cientos de veces he oído a cientos de personas. Una joven madre me dijo: «No quiero enseñarle ninguna religión a mi hijo. No quiero influir sobre él; quiero que la elija por sí mismo cuando sea mayor». Ése es un ejemplo muy común de un argumento corriente, que frecuentemente se repite y que, sin embargo, nunca se aplica verdadera-mente. Por supuesto que la madre siempre estará influyendo sobre su hijo. De la misma manera, la madre podría haber dicho: «Espero que escogerá sus propios amigos cuando crezca; por eso no quiero presentarle ni a primas ni a primos».

Pero la persona adulta en ningún caso puede escaparse a la responsabilidad de influir sobre el niño; ni siquiera cuando se impone la enorme responsabilidad de no hacerlo. La madre puede educar al hijo sin elegirle una religión; pero no sin elegirle un medio ambiente. Si ella opta por dejar a un lado la religión, está escogiendo ya el medio ambiente; y además, un medio ambiente funesto y contranatural. La madre, para que su hijo no sufra la influencia de supersticiones y tradiciones sociales, tendrá que aislar a su hijo en una isla desierta y allí educarlo. Pero la madre está escogiendo la isla, el lago y la soledad; y, es tan responsable por obrar así como si hubiera escogido la sec-ta de los mennonitas o la teología de los mormones.

Es completamente evidente, dicen, para quien piense durante dos minutos, que la responsabilidad de encauzar la infancia pertenece al adulto, por la relación existente entre éste y el niño, completamente aparte de las relaciones de religión e irreligión. Pero la gente que repite esta fraseología no la piensa dos minutos. No intentan unir sus pala-bras con una razón, con una filosofía. Han oído ese argumento aplicado a la religión, y nunca piensan en aplicarlo a otra cosa fuera de la religión. Nunca piensan en extraer esas diez o doce palabras de su contexto convencional y tratar de aplicarlas a cualquier otro contexto. Han oído que hay personas que se resisten a educar a los hijos aun en su propia religión. Igualmente podría haber personas que se resistieran a educar a los hijos en su propia civilización. Si el niño cuando sea mayor, puede preferir otro credo, es igualmente cierto que puede preferir otra cultura. Puede molestarse por no haber sido educado como un buen sueco burgués; puede lamentar profundamente no haber sido educado como un Sandzmanian. De la misma manera puede lamentar haber sido educa-do como un caballero inglés y no como un árabe salvaje del desierto. Puede (con la ayuda de una buena educación geográfica), mientras examina el mundo desde China al Perú, sentirse envidioso por la dignidad del código de Confucio o llorar sobre las ruinas de la gran civilización incaica. Pero, evidentemente, alguien ha tenido que educarlo para llegar a ese estado de lamentar tal o cual cosa; y la responsabilidad más grave de todas es tal vez la de no guiar al niño hacia ningún fin.

En Charlas, II, Acerca de las nuevas ideas,
Obras completas I, Ed. Plaza Janés, pp. 1099-1100.
Tomado de: www.arvo.net

[+] Seguir Leyendo

Frente a un imaginario social, que nos llega a todos…

En el mundo moderno la evolución y el progreso van produciendo crisis.
El culto a la velocidad, el consumismo, las ambiciones en el universo de los negocios, van creando sin lugar a dudas, una cierta neurosis y psicosis que nos va invadiendo a modo de una gran “marea negra”.
Por qué decimos esto? Porque se va produciendo la extroversión de la familia hacia la calle, hacia el trabajo, porque aún cuando se está dentro de la casa, a través de la televisión se vive mirando hacia fuera.
Todo el mundo mantiene vivas en su memoria visual las espectaculares imágenes de la espantosa destrucción de las Torres Gemelas de Nueva York, donde unas tres mil víctimas inocentes, en pocos minutos perdieron la vida sin saber por qué...
El aumento de personas que consumen drogas es vertiginoso. En cuanto al alcohol, cada día cobra más víctimas por accidentes automovilísticos…
La violencia pasa de la pantalla a la realidad familiar. Las denuncias por violencia doméstica y los casos de niños maltratados, también están en permanente aumento.
Esta “marea negra” ensucia avasalladoramente la inocencia de los niños mediante la pornografía; los programas de TV que hacen apología de la violencia y de la vulgaridad, penetran en todos los hogares, a todas horas del día.
A los ancianos se les separa de la familia dejándolos muchas veces sumergidos en absoluta soledad…
La crisis familiar se inserta evidentemente, dentro del cuadro general de cambios y problemas a nivel mundial. Aparentemente, la familia y la vida sufren un menosprecio, son abatidas y deterioradas por mil factores y fuerzas diferentes, caóticas y desconectadas entre sí.
Esta crisis no nació de forma espectacular de un momento a otro. Por el contrario, se ha ido desarrollando por etapas y por un gran enunciado, ya que hemos cambiado los límites por una nefasta sentencia: “prohibido prohibir”.
Hasta acá, lo que acabamos de analizar no tiene por finalidad desanimar a quienes están llegando a esta lectura, sino por el contrario, entusiasmarlos para actuar, pues de ningún modo tenemos que posicionarnos como si se tratara de una situación irreversible, sino por el contrario, nuestro deber es concientizar para lograr dar un vuelco positivo a esta ola avasalladora y destructiva.
Como presupuesto básico para actuar en defensa de la familia, debemos comenzar señalando un aspecto muy positivo y estimulante de la realidad no suficientemente valorado. Esto es, que la mayoría de las personas viven o desean vivir, el modelo de familia ordenada, llena de vida y futuro promisorio.
No debemos quedarnos con la imagen de que la familia está en extinción, por el contrario nuestra acción debe bregar no sólo por detener este “proceso silencioso”, sino por restablecer la familia en su plenitud, como garantía y modelo para nuestros hijos y nietos, y como fundamento de todo futuro de la humanidad, sea cual sean las fórmulas que el progreso y el pensamiento humano nos depare.

[+] Seguir Leyendo

¿Cual es su hijo preferido?

Cierta vez preguntaron a una madre cuál era su hijo preferido, aquel que ella mas amaba.
Y ella, dejando entrever una sonrisa, respondió:

"Nada es más voluble que un corazón de madre.

Y, como madre, le respondo: el hijo dilecto, aquel a quien me dedico de cuerpo y alma...

Es mi hijo enfermo, hasta que sane.

El que partió, hasta que vuelva.

El que está cansado, hasta que descanse.

El que está con hambre, hasta que se alimente.

El que está com sed, hasta que beba.

El que está estudiando, hasta que aprenda.

El que está desnudo, hasta que se vista.

El que no trabaja, hasta que se emplée.

El que se enamora, hasta que se case.

El que se casa, hasta que conviva.

El que es padre, hasta que los críe.

El que prometió, hasta que cumpla.

El que llora, hasta que calle.

El que debe, hasta que pague.

Y ya con el semblante bien distante de aquella sonrisa,completó:
El que ya me dejó...

...hasta que lo reencuentre...

LA NUEVA GENERACION DE PADRES DE FAMILIA

Somos de las primeras generaciones de padres decididos a no repetir con los hijos los mismos errores que pudieron haber cometido nuestros progenitores.

Y en el esfuerzo de abolir los abusos del pasado, ahora somos los más dedicados y comprensivos, pero a la vez los más débiles e inseguros que ha dado la historia.

Lo grave es que estamos lidiando con unos niños más "igualados", beligerantes y poderosos que nunca existieron.

Parece que en nuestro intento por ser los padres que quisimos tener, pasamos de un extremo al otro. Así que, somos los últimos hijos regañados por los padres y los primeros padres regañados por nuestros hijos.

Los últimos que le tuvimos miedo a nuestros padres y los primeros que tememos a nuestros hijos. Los últimos que crecimos bajo el mando de los padres y los primeros que vivimos bajo el yugo de los hijos.

Lo que es peor, los últimos que respetamos a nuestros padres, y los primeros que aceptamos que nuestros hijos no nos respeten.

En la medida que el permisivismo reemplazó al autoritarismo, los términos de las relaciones familiares han cambiado en forma radical, para bien y para mal.

En efecto, antes se consideraban buenos padres a aquellos cuyos hijos se comportaban bien, obedecían sus órdenes y los trataban con el debido respeto. Y buenos hijos a los niños que eran formales y veneraban a sus padres.

Pero en la medida en que las fronteras jerárquicas entre nosotros y nuestros hijos se han ido desvaneciendo, hoy los buenos padres son aquellos que logran que sus hijos los amen, aunque poco los respeten.

Y son los hijos quienes ahora esperan el respeto de sus padres, entendiendo por tal que les respeten sus ideas, sus gustos, sus apetencias, sus formas de actuar y de vivir. Y que además les patrocinen lo que necesitan para tal fin.

Como quien dice, los roles se invirtieron, y ahora son los papás quienes tienen que complacer a sus hijos para ganárselos, y no a la inversa, como en el pasado.

Esto explica el esfuerzo que hoy hacen tantos papás y mamás por ser los mejores amigos de sus hijos y parecerles "muy cool" a sus hijos.

Se ha dicho que los extremos se tocan, y si el autoritarismo del pasado llenó a los hijos de temor hacia sus padres, la debilidad del presente los llena de miedo y menosprecio al vernos tan débiles y perdidos como ellos.

Los hijos necesitan percibir que durante la niñez estamos a la cabeza de sus vidas como líderes capaces de sujetarlos cuando no se pueden contener y de guiarlos mientras no saben para dónde van.

Si bien el autoritarismo aplasta, el permisivismo ahoga.

Sólo una actitud firme y respetuosa les permitirá confiar en nuestra idoneidad para gobernar sus vidas mientras sean menores, porque vamos adelante liderándolos y no atrás cargándolos y rendidos a su voluntad.

Es así como evitaremos que las nuevas generaciones se ahoguen en el descontrol y hastío en el que se está hundiendo la sociedad que parece ir a la deriva, sin parámetros, ni destino.

[+] Seguir Leyendo

15 de Mayo día Internacional de la Familia

Hoy se celebra el día de la Familia, en estos días escuchamos hablar sobre la familia en casi todos los medios de comunicación, por la educación o falta de ella, por la salud o su falta de atención, por los jóvenes, a nivel judicial, etc.
Pero que es la Familia, o mejor, ¿Familia quién eres? Si vamos al diccionario la Real Academia Española nos dice; “grupo de personas emparentadas entre sí que viven juntas”. Pero todos sabemos que la familia es mucho más que esto, debemos tener en cuenta lo que la familia realmente es y lo que desea ser.


Lo concreto de la familia son sus valores, su funcionamiento que debemos entender que cada familia es única, mantener la familia abierta buscando en cada miembro lo perfectible, sin intentar imitar lo perfecto que no existe, y potenciando cada esfuerzo particular que se volcará en el grupo.
Lo virtual es el AMOR, el afecto, ese cuidado que se da dentro del núcleo familiar, tanto en los niños como con los mayores. La apertura tanto a la procreación como a cobijar al necesitado, a compartir, a no medir esfuerzos, donde todo se realiza sin pensar en costos.
Pero vivimos en una sociedad con muchos problemas de pobreza, inseguridad, exclusión social, etc. Y la víctima silenciosa de estos problemas es la Familia.
La imposibilidad de brindarles a sus miembros un empleo digno, de satisfacer las necesidades básicas, traen como consecuencias la deserción escolar y liceal; jóvenes sin incentivo laboral. Unos se quedan en sus casas solos, sin sus padres, porque trabajan en dos o tres empleos, o porque no viven en la misma casa, aislados, frente a una computadora, a través de las redes sociales se dicen tener mil amigos Pero no logran la experiencia de tener el encuentro con el otro.
Otros jóvenes están en la calle, sin la preparación ni la protección familiar que los orienten y les faciliten la inserción sana en la sociedad, todas estas situaciones promueven la fractura de la familia y llegan a desarticularla.
Para solucionar esto se intenta institucionalizar a los chicos, con escuelas de horario completo desde los 2 años, niños que deben de competir por un juguete no con su hermano, sino con un montón de niños extraños que no son familia.
La familia es el lugar ideal donde el ser humano nace y muere, es el lugar donde el ser humano se muestra tal cual es. También es la más efectiva para prevenir, si se forman éticamente a los chicos y los padres asumimos la responsabilidad y nos damos cuenta que somos modelos y que nos debemos a ellos. Vemos con mucho dolor que hoy los hijos son olvidados en los centros educativos, y que los padres están delegando su función básica en la educación, ya que las escuelas son complemento de lo que se empieza en la familia
Reconocemos que la sociedad actual cuenta con diferentes modelos de familias, algunas muy distintas a la tradicional, debemos respetar y reconocer que si hay amor entonces es algo que tiene que ver con Dios.
Ante este desafío de la sociedad en que nos toca vivir, la familia debería ser la unidad central a la que se debe fortalecer para que sea capaz de sacar adelante el bienestar social. Fortalecer la familia es reconocer el pilar fundamental de la sociedad, es reconocer la necesidad de que la madre sea el centro de la familia, pero que pueda cumplir esa función con la confianza de poder brindarle a sus hijos las necesidades básicas con ternura y seguridad. Que tenga la oportunidad de criar a sus hijos por lo menos los primeros años de vida.
Goethe nos decía “Da más fuerza saberse amado que saberse fuerte”
Luchemos por la Familia, hay que buscar la forma de defenderla y darle la posibilidad de demostrar que es el ámbito más propicio para el cuidado de sus miembros.

¿QUÉ ES LA FAMILIA?

Es la que nos enseña.
La mesa de todos los días, el pan, el niño, la visita, el abuelo, la abuela, los silencios.
Aprender a decir papá...y decir una y otra vez mamá...y recibir de regalo mil sonrisas.
Es aprender a caminar, a leer la vida, a mirar el mundo, a respetar al otro.
Una familia es crecimiento cotidiano, adolescencia, discusuión, caricia, conflicto, permiso, castigo y reconciliación, disculparnos tantas veces como sea necesario y volver al amor y caer y necesitarse unos con otros.
Una familia es un sello de fuego grabado en la parte superior del alma.
Se aprecia y se valora hasta el infinito cuando no se tiene, y se reconoce lo que significa.
Es una “marca registrada” en las costumbres, en el vocabulario, en los ojos y en la personalidad. Es gozarse, contemplarse alegrarse mutuamente y abrazarse en la angustia.
Es el nacimiento y la enfermedad y el colegio y un amor y el trabajo y un juguete, una casa y otro amor y el paseo y las decisiones y los hijos y los nietos y mil sorpresas diarias.
Una familia es un juego de simpatías y son lágrimas de amargura.
Es desvelarse, vigilar, tener temores, sentir orgullo, morir y resucitar cien veces en cien mil oportunidades.
Una familia son las raíces del árbol hundidas profundamente en la tierra. Es el tronco que sostiene el peso del futuro son las ramas que se levantan suplicantes hacia el cielo. Es la savia que recorre, fortalece y alimenta el amor en todo instante.
Una regalo de Dios, para vivir siempre agradecidos.
Para devolverlo en AMOR


[+] Seguir Leyendo

"NINGUN ÉXITO EN LA VIDA, JUSTIFICA EL FRACASO EN LA FAMILIA"

¿Han oído hablar de los sobrevivientes de los Andes? En 1972, un avión militar con 40 pasajeros y cinco tripulantes se estrelló en la Coordillera de los Andes en ruta hacia Santiago de Chile.

De las 45 personas que iban en el avión, 12 murieron en el accidente (entre ellas la madre de Fernando Parrado); 5 murieron al otro día, y a los 8 días muere Susana Parrado (hermana de Fernando)debido a sus lesiones.

A los 16 días, una avalancha se llevó la vida de ocho más, y dos jóvenes murieron a mediados de Noviembre por las infecciones de sus lesiones.

Los demás, completaron 72 días en la montaña, hasta que fueron rescatados.

Esta es una conferencia que dió Fernando Parrado, sobreviviente de los Andes:

"NINGÚN ÉXITO EN LA VIDA JUSTIFICA EL FRACASO EN LA FAMILIA"

¿Qué conferencista logra hoy colmar un auditorio de 2,500 ejecutivos
y empresarios, muchos con sus mujeres e hijos, y hablar durante una hora
y media sin que nadie pierda detalle del tema ?

Fernando Parrado, uno de los 16 sobrevivientes de la tragedia de los Andes, a 36 años de aquella historia que asombró al mundo,
consiguió hace algunos meses más que eso: Conmover a un foro de negocios y capacitación empresarial al transmitir las simples moralejas que le dejaron vivir 72 días en plena Cordillera sin agua ni comida.

Fue durante la jornada de cierre de Expo Management 2008.

Su presentación, un monólogo sin golpes bajos acompañado por vídeos e imágenes de la montaña, tuvo dos etapas bien diferentes.

En la primera narró, con un relato íntimo repleto de anécdotas,
los momentos que lo marcaron de aquella odisea a 4000 metros de altura en la que perdió a buena parte de sus amigos, además de su madre y su hermana.

'¿Cómo es posible sobrevivir donde no se sobrevive?',
se preguntó.

'Sobrevivimos porque hubo liderazgos, toma de decisiones y espíritu de equipo, porque nos conocíamos desde mucho antes', dijo.

Y arrojó un primer disparador.
"En la vida el factor suerte es fundamental"

Cuando llegué al aeropuerto de Montevideo no daban número de asiento para el avión.

A mí me tocó, de casualidad, la fila 9, junto a mi mejor amigo.

Cuando el avión chocó en la montaña, se partió en dos.

De la fila 9 para atrás no quedó nada.
Los 29 sobrevivientes al primer impacto viajaban en la parte que quedó a salvo.' De ellos, dijo, 24 no sufrieron un rasguño.

Así, los menos golpeados empezaron a ayudar, actuando como un verdadero equipo. Administramos barritas de chocolate y maní al punto de comer un grano por horas cada uno.

Marcelo, nuestro capitán y líder,
asumió su rol para contenernos cuando le preguntábamos qué pasaba porque no llegaba el rescate.

Decidimos aguantar.'

Pero días después el líder se desmoronó.

La radio trajo la noticia de que había concluido el rescate.

'¿Cómo hubieran reaccionado ustedes?
El líder se quiebra, se deprime y deja de serlo.

Imagínense que yo cierro esta sala, bajo la temperatura a -14 grados sin agua ni comida a esperar quién muere primero.'

se hace un Silencio estremecedor de la primera a la última fila.

'Ahí me di cuenta de que al universo no le importa qué nos pasa.

Mañana saldrá el sol y se pondrá como siempre.

Por lo tanto, tuvimos que tomar decisiones.

En la noche 12 o 13 nos dijimos con uno de los chicos:

«¿Qué estás pensando?»

«Lo mismo que vos. Tenemos que comer, y las proteínas están en los cuerpos.»
Hicimos un pacto entre nosotros, era la única opción.

Nos enfrentamos a una verdad cruda e inhumana.'

Desde la primera fila, decenas de chicos llevados por sus padres escuchaban boquiabiertos.

Parrado apeló a conceptos típicos del mundo empresarial.

'Hubo planificación, estrategia, desarrollo.

Cada uno empezó a hacer algo útil, que nos ayudara a seguir vivos: zapatos, bastones, pequeñas expediciones humanas.

Fuimos conociendo nuestra prisión de hielo.'

'Hasta que me eligieron para la expedición final,porque la montaña nos estaba matando, nos debilitaba, se nos acababa la comida.

Subí aterrado a la cima de la montaña con Roberto Canessa.

Pensábamos ver desde allí los valles verdes de Chile y nos encontramos con nieve y montañas a 360 grados.

Ahí decidí que moriría caminando hacia algún lugar.'

Entonces sobrevino el momento más inesperado. Pero "Esta no es la historia que vine a contar",avisó.

Y contó que su verdadera historia empezó al regresar a su casa, sin su madre ni su hermana, sin sus amigos de la infancia y con su padre con una nueva pareja.

'¿Crisis? ¿De qué crisis me hablan?

¿Estrés? ¿Qué estrés?

Estrés es estar muerto a 4000 metros de altura sin agua ni comida', enfatizó.

Recordó un diálogo fundamental que tuvo con su padre, que le dijo:

'Mira para adelante para adelante, anda tras esa chica que te gusta, ten una vida, trabaja.Yo cometí el error de no decirle a tu madre tantas cosas por estar tan ocupado, de no compartir tantas festividades con tu hermana, no darme el tiempo de platicar con ellas mis vivencias, no decirles cuanto las amaba'.

Y cerró, determinado:

'Las empresas son importantes, el trabajo lo es, pero lo verdaderamente valioso está en casa después de trabajar: la familia.
Mi vida cambio, pero lo mas valioso que perdi fue ese hogar que ya no existia al regresar.

No se olviden de quien tienen al lado, porque no saben lo que va a pasar mañana.

Una interminable ovación lo despidió de pie ......

"NINGUN ÉXITO EN LA VIDA, JUSTIFICA EL FRACASO EN LA FAMILIA"
Si TU tienes un calido hogar, piensa que al igual que Yo:

Eres una persona con Suerte !!! Te toco de la fila 9 hacia adelante, y creeme .... la mayoria viaja de la 9 para atras.

[+] Seguir Leyendo

"PARA MI ABUELA"

Tú eres el sol, abuela, el sol de mi vida.
Soy una flor, una flor que se abre en busca del sol. Tú eres el sol, abuela, el sol de mi vida.
Las Abuelas son las voces del pasado y los ejemplos del presente. Ellas abren las puertas al futuro
Una abuela es el mejor regalo con que podemos recibir a nuestros hijos
Los nietos son la renovación de la vida, un poco de nosotros entrando en el futuro. Cuando nace un niño también nace una abuela
En el hogar que mi abuela creó, Veo el principio de la vida que heredé
Muchas veces he pensado que inhumano sería este mundo sin los ancianos, y que melancólico sería sin los niños.
Tenía un millón de preguntas aún sin responder. Me quedaba mucho por hacer, mucho que aprender…. ¿Qué prisa podía tener en ser abuela ? Ninguna. Hasta que nació: todo lo demás pasó a segundo plano.
A veces el amor perfecto sólo llega cuando nacen los nietos.
Está comprobado científicamente que la relación entre una abuela y su nieto es enriquecedora al máximo para ambos extremos
Haz que tus manos recorran las arenas del tiempo. Cada gránulo tiene su historia, un propósito, una conexión con el mar de la vida. Observa lo sagrado de todas las cosas y venera el vínculo que las une.
No envejecemos con los años, renacemos cada día: a medida que iban llegando mis nietos, el aire de la casa se volvía más vibrante y cálido: Tratando de dar una respuesta buena y reconfortante a las preguntas de los más pequeños, a menudo llegamos a una buena y reconfortante conclusión para nosotros.
El verdadero milagro de la vida ocurre cuando nacen los hijos de tus hijos. Tus hijos son tú mejor inversión. Tus nietos, los dividendos. Disfrútalos has corrido riesgos para llegar hasta aquí y te lo mereces.
Mi sabia abuela siempre me decía que el día estaba perdido si no habías reído a carcajadas por lo menos una vez
Todos creían que sus nietos eran los mejores. Claro eso fue antes de que nacieran los míos.
Cuando son abuelas, nuestras madres llegan al pináculo de su gracia. Cuando la madre tiene al hijo de su hijo en brazos, el ser humano es testigo del ciclo vital, de la armonía mística en los caminos de la vida.
Dios mio… te pido que mis hijas lleguen a verme como yo a mi madre.
Las abuelas no malcrían. Las abuelas no educan. Las abuelas adoran.
Porque la sangre que heredamos no es nada más la que traemos al llegar al mundo. La Sangre que heredamos está hecha de las cosas que comimos de niños, de las palabras que nos cantaron en la cuna y de los brazos que nos cuidaron. http://www.slideshare/CMP/para-las-abuelitascmp

[+] Seguir Leyendo

UNA CONVERSACIÓN CON WADE HORN

El mito del Padre superfluo: Un engaño.
Este mito le ha hecho un gran daño a la familia y a la sociedad, porque es falso.

El mito del padre superfluo, consiste en afirmar que el padre no es verdaderamente necesario en la familia. Este mito, fuertemente arraigado en el discurso social de los últimos veinte años, sostiene que el padre no tiene una función específica en la vida de los hijos y que la ausencia del padre no tiene consecuencias serias. Este mito le ha hecho un gran daño a la familia y a la sociedad, porque es falso. Es un engaño. La verdad es que el padre tiene una función específica y un rol único e irremplazable en la vida de sus hijos. Lo que sabemos hoy es que la ausencia del padre eleva sustancialmente el riesgo de problemas emocionales y de conducta en el niño, y la evidencia es abrumadora en ese sentido. El niño que crece sin su padre tiene un riesgo mayor de tener problemas de auto regulación, problemas de aprendizaje, problemas de conducta que pueden derivar en actos delictivos y-o abuso de drogas. El porcentaje de jóvenes que han crecido sin padre es el mejor predictor estadístico de la tasa de crimen violento de una comunidad, mucho más que cualquier otra variable. Estamos hablando de factores de riesgo. El riesgo que un adolescente se convierta en delincuente juvenil se duplica si ha crecido sin su padre y se triplica si además vive en una comunidad que tiene una alta concentración de familias sin padre.
Hay hoy un cambio en las percepciones y opiniones de la gente. Hay una toma de conciencia respecto al tema del padre. Lo que está ocurriendo es que se reconstruye gradualmente la idea del padre en la cultura. Nuestra tarea es concientizar y reeducar para así hacer un trabajo efectivo de prevención.
Quizás lo más impactante sea la relación entre ausencia de padre y la delincuencia ,o las adicciones, pero también como investigo Margo Maine entre la ausencia de padre y los desordenes alimenticios, bulimia y anorexia.. Otros investigaron la relación entre ausencia de padre y el desempeño escolar, y en particular los trastornos de la atención. Los niños con padre ausente son más proclives a tener problemas de atención, dificultades en lo que hace a la planificación, y a la organización en general. No creo que sea casualidad o coincidencia que al aumentar la cantidad de familias con padre ausente, haya aumentado la incidencia de hiperactividad y trastornos de atención. El tema crítico aquí es la estructura de la familia y hacer un buen trabajo de prevención en ese sentido.
Lo que recomendaría como terapeuta es que el padre se involucre mucho más.
Se le pregunta a W.H.: Usted menciono la necesidad de reconstruir o reinstaurar la imagen o idea del padre en la cultura, y de los procesos que apuntan a reforzar o sustentar la paternidad. La metáfora religiosa del monoteísmo, tiene que ver con conectarse con un padre que ama, que da protección y también que guía, en cuanto pautas de conducta. ¿Cree que la religión contribuye a reforzar la idea de la paternidad?
W: H: Eso es muy interesante. En Junio estuve en Roma participando en una conferencia que se llevo a cabo en el Vaticano en la que se hablaba de la paternidad de Dios y la paternidad en la familia. La conferencia era patrocinada por el Consejo Pontificio de la familia y allí se analizaba justamente esa idea.
¿Por qué a Dios lo llamamos” Padre”? ¿Por qué es importante que lo denominemos así? ¿Qué nos dice esto acerca de la necesidad que tiene el ser humano en lo que hace a la presencia de una figura paterna?
La imagen de Dios como” Padre “le trasmite al hombre un mensaje muy potente que promueve y refuerza la conexión con sus hijos, tanto en lo que hace a los afectos como también a la responsabilidad. Ahora bien, lo que sabemos es que la relación que el niño tiene con su propio padre marca, determina, el tipo de imagen que el niño tiene de Dios. Si tiene un padre que lo maltrata o lo abandona, su imagen de Dios difiere mucho de la que tendría si su padre lo amara y tuviera un vínculo cálido y próximo con su hijo. Esto es sumamente interesante. El tipo de relación que el niño tiene de con su padre y con el padre celestial están ligadas y se retroalimentan. Por ejemplo una de las razones por las que la religión puede ser tan importante para el niño que no tiene padre, es que ese niño puede haber perdido la idea, la noción de lo que es un padre, de lo que significa tener un padre, y que la religión le ofrece la posibilidad de reconstruir, en un sentido psicológico y espiritual, esa idea. Pienso también que eso es muy positivo y sanador para un hombre que ha tenido una relación muy difícil con su padre y por eso le cuesta ser un buen padre.
Esto lo podemos ver en los Estados Unidos en el movimiento de los “ Promise Keepers”. Cuando observamos a los hombres que asisten a esas reuniones, vemos que han tenido una relación muy difícil, traumática con sus padres. Estos hombres no se conectan con sus hijos, no son buenos maridos, etc., pero al entablar una relación personal con Dios Padre, pueden reconstruir esa idea, reconstruir una imagen interna de lo que es un buen padre, de lo que hace un buen padre. No hay duda, para responder a su pregunta, que la religión es una forma efectiva de sustentar y promover la paternidad responsable. No hay duda que la religión transmite un mensaje muy fuerte a la cultura acerca del padre y del rol que éste desempeña..Quisiera agregar que en las Sagradas Escrituras hay muchas enseñanzas respecto de lo que es un buen padre, lo que hace, lo que se espera de él. El mensaje es que un hombre, como padre, debe ser para su hijo, o hija, lo que Dios Padre es para sus hijos.
En este sentido se puede decir que la religión es formadora de capital social.
Mi mentor y maestro James Egan ,nos dice de las consecuencias de la ausencia del padre: “ me gustaría poder decirles otra cosa; me gustaría poder decirles que el padre no es tan importante; me gustaría estar aquí frente a ustedes y decirles que es posible tener una sociedad en la que los niños se críen sin padre, y no tengan problemas. Pero no puedo porque hay evidencia incuestionable de que no es así, de que tiene consecuencias serias para el niño y para la sociedad toda. Desearía poder hacerlo pero no puedo”.

Wade Horn es miembro del National Cimmission on Children y preside una ONG que tiene por objetivo promover una paternidad responsable, la National Fatherhood Initiative. Es referente a nivel nacional ,en EEUU en temas de familia.

[+] Seguir Leyendo

La Orientación Familiar

La Orientación Familiar

Cuando me invitaron a participar del curso me pregunté si realmente era necesario un curso especial para la Familia. Ya existen diferentes técnicas de acceder a los problemas que en la familia se presentan. Los psicólogos, médicos, psicopedagogos, etc. Una vez comenzado el curso entendí que lo que la Orientación Familiar ofrecía era principalmente un diálogo abierto y sincero desde los valores más profundos, intentando una orientación educativa e iluminando senderos.

Es muy importante decir también que para mi la Familia fue, es y será el lugar más sano y seguro donde el ser humano debe desarrollarse. A lo largo de estos últimos años se ha intentado quitarle a la familia la tarea educadora, los niños quedan cada vez más horas en las escuelas, los padres estresados por intentar llegar a un mejor nivel socio-económico, atienden dos o tres trabajos, sacrificando horas y momentos importantes en la vida de los hijos y de su familia.

La sociedad está logrando desarticular la Familia, la herramienta más importante y rica que tenemos para vivir en armonía. Es cada vez más común encontrar padres que se sienten presionados por diferentes situaciones que lo llevan a descuidar y a desconfiar de su capacidad de sacar adelante la familia. Debemos crear leyes que defiendan la posibilidad de un trabajo corto y que madres y padres logren combinar la tarea del trabajo con el hogar. Hay momentos en la vida de la familia que los padres necesitan estar más presentes en Casa, y otros momentos que pueden dedicarse más a las tareas laborales.

Los valores que podemos encontrar y desarrollar en la Familia son la base de mi propia escala de valores. Es así que el sufrimiento de aquel que llega a la consulta por no haber podido llevar adelante a su familia, me conmueve mucho y me motiva para buscar junto a él los recursos que necesita para salir adelante.

Descubrir y despertar la creatividad del otro para que pueda reconocer y cambiar hábitos, rutinas y costumbres que no le permiten desarrollarse, es el objetivo. Y ver que ello es posible es lo que me da fuerza y energía para seguir adelante en esta labor.

¿Qué es la Orientación Familiar?

La Orientación Familiar une a aquellas personas que están interesadas en reflexionar sobre la familia y que desean contribuir desde un ámbito profesional al crecimiento y desarrollo personal y familiar.

Es un modo de intervención donde se identifica y analiza los elementos base que subyacen en el ser humano y le posibilitan enriquecer y fortalecer su vida, personal, familiar y social en aras de su felicidad, para ayudarla a caminar por las distintas etapas de su ciclo evolutivo y ante las dificultades que surjan de sus relaciones.




El Orientador Familiar.

Los cursos se dictan en el CIEF, y se dividen en dos módulos; el primero es de crecimiento personal. Se desarrolla en dos años en los que se llevan adelante diferentes programas que tienen por propósito fortalecer los valores, principios y costumbres que lleve a consolidar a cada uno como persona.

El segundo curso que también se desarrolla en dos años, está ya más enfocado a la temática familiar, intentando proveer información actualizada sobre el modo de asesorar y apoyar acciones que contribuyan a corregir todo aquello que perjudique a la persona como miembro de ese núcleo social o a la familia misma o a sus relaciones con la sociedad.

La función del Orientador Familiar

Orientar a la familia en momentos de confusión. Identificar y analizar los elementos base que subyacen en el ser humano y le posibilitan enriquecer y fortalecer su vida personal, familiar y social.

Conocer y valorar la familia como fuente de desarrollo, y realización personal.
Fomentar formas adecuadas de comunicación e integración familiar, aclarando conceptos de Libertad y de amor. Mediar entre padres e hijos, la pareja u otros familiares que se encuentren relacionados en conflictos sin resolver.
Reestructurar aspectos de las relaciones entre los miembros que amenacen la armonía familiar.
Develar cuales son los motivos de estrés, de perturbación en la vida familiar. Prevenir los conflictos familiares con la formación e información de los padres y de los jóvenes.

Las herramientas que utiliza el Orientador Familiar.

El Orientador Familiar realiza entrevistas personales. En estas entrevistas investiga la problemática y realiza las derivaciones necesarias a psicólogos, médicos, abogados o asistentes sociales. Si encuentra que el problema se puede atender desde la Orientación Familiar continúa con su consulta y convoca a nuevos encuentros con distintos miembros de la familia.

La escucha sencilla y la capacidad empática, ser positivo, el cuidado personal, la alegría, ser discreto, continuar con la investigación y el estudio, coherente en su vida, el servicio, el amor y el respeto al prójimo. Su misión será educar y ayudar al consultante para que inicie un proceso sano de crecimiento.

¿Quién llega al consultorio?

Todas las familias con dificultad en:
La relación entre: pareja, padres e hijos, hermanos, familiares, etc.
Dificultades en la comunicación.
Normas y límites, En la vida social y de convivencia, La Escuela.
Un nuevo sistema familiar, divorcio, nuevos matrimonios, hijos adoptivos etc.

[+] Seguir Leyendo

EL CIEF QUIERE DECIR GRACIAS

Gracias por la entrega, el compromiso, la solidez, la humildad, la tenacidad, y podríamos seguir nombrando todos los valores y en todos ellos encontraríamos las cualidades de Ana María Castillo de Gelsi Bidart.

Poner por escrito lo que en una vida de 90 años se ha hecho por nosotros, por los otros y por todo aquel que se ha puesto en su camino es imposible. Pero no decir nada es dejar pasar una oportunidad de demostrar ¡que se puede!

Fuimos muchas las personas que a lo largo de estos años nos encontramos con Ana María y el Cief, llegamos de diferente forma, unos buscando ayuda, para ellos mismos o para sus familias; otros, desorientados o perdidos, no encontrando un camino por donde encausar sus vidas; otros buscando un lugar donde preparase, ya que habían visto u oído de la obra que allí se realiza, y deseaban aprender y seguir los pasos de quien tan bien lo hacía.
Y nos encontramos con una Casa que no solo servicio y orientación ofrecía, si no que nos invitaba a vivir la vida de la “Sagrada Familia”.

En el Cief, en todos sus cursos, ya sea Orientadora Familiar o Pedagogía, en todos los servicios, Psicología, Jurídica, Administración, Extensión, Comunicación y el excelente servicio de la Secretaría, lo esencial es la persona.
La labor común es potenciar a esa persona ofreciéndole el espacio y las herramientas necesarias para llevar adelante su vida; las mismas herramientas que en su momento Ana María descubrió en sí misma.

Luego junto al padre Richard, el matrimonio Juan Gallinal y Sra. y el matrimonio Federico Soneira y Sra. y el invalorable servicio, y gran aporte del Dr. Adolfo Gelsi Bidart y su Señora Ana María Castillo crearon el CIEF.
Pero Ana María luego tomó sobre sus hombros y llevó adelante con gran fortaleza lo que hoy es el Cief.

Con un gran respeto por el que sufre, se preparó y con gran entusiasmo y sacrificio luchó para hacer realidad esta gran Obra, cuidándola y queriéndola como se quiere a un hijo. Hoy a 43 años de su creación, nos demuestra que con Amor, Entrega, Perseverancia y mucha paciencia, se puede.
Nos dice San Juan capitulo 15;

…”Ustedes no me eligieron a mí, He sido yo quien los eligió a ustedes y los preparé para que vayan y den fruto… Y ese fruto permanezca”
Damos gracias a Dios por haber elegido a quienes fundaron el Cief, y luego es un honor y una alegría el haber sido elegidos para trabajar junto a este equipo de gente que lucha, estudia y confía en la Familia.
Damos gracias a Dios por Ana María, quien supo llevar el Evangelio, sin letra ni discurso sino regalándonos la posibilidad de ir conociendo a Jesús a través de su vida, su actuar, su alegría, sus rezongos, sus aciertos y sus errores, que no los escondía sino que los corregía y nos enseñaba a pedir perdón.
¡Gracias Ana María! Gracias en nombre de todos, por ofrecernos y regalarnos lo mejor de ti. Por permitirnos crecer a tu lado y seguir en el camino que comenzaste.

[+] Seguir Leyendo

CONTÁCTENOS
José Enrique Rodó 2115
C.P. 11.200 Montevideo
Uruguay


Tel.: 2400 0681 - 2409 9790
E-mail: cief@adinet.com.uy